Sabado, 08 de Julio de 2017

Excarcelaron a Leopoldo López, una enorme victoria de la disidencia venezolana

Es el más notorio preso político del régimen. Estaba en una cárcel militar y seguirá en arresto domiciliario. La oposición lo celebró como resultado de la lucha callejera.
 


El timbre y los golpes de la puerta los despertó en la madrugada de este sábado. Sorpresa era el propio Leopoldo López. Su mujer Lilian Tintori se pellizcó para ver que no estaba soñando ni era un fantasma que aparecía en la oscuridad en su vivienda de Los Palos Grandes, tras 3 años y 4 meses de prisión.

Y es que el régimen de Nicolás Maduro quiso martirizar una vez más a la familia del líder político sacando a Leopoldo López de su celda de Ramo Verde a escondidas en la madrugada sin su consentimiento ni el de su familia ni la boleta de excarcelación y lo dejaron en la puerta de su casa, como se deja a una persona que ha estado secuestrada, o una remesa de envío, sin mayor explicación.

Horas después, como las 8 de la mañana, aparece en la cuenta de twitter del Tribunal Supremo de Justicia, una simple nota de prensa para justificar la medida de cambiar a López de cárcel por su casa.

La nota en forzado lenguaje legal y bien esquemático reza así: “Con ponencia del magistrado Maikel Moreno, la Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia se abocó de oficio a la causa contra el ciudadano Leopoldo López, en virtud que existían serios señalamientos de irregularidades sobre la distribución del expediente a un Tribunal de Ejecución, asimismo y en virtud de información recibida sobre la situación de salud del dirigente político, el magistrado ponente Maikel Moreno, consideró ajustado a derecho otorgar una Medida Humanitaria a López, la cual se hizo efectiva este mismo viernes”.

Para la oposición, que celebró como una victoria este cambio de régimen, se debió a la lucha callejera de casi cien días en demanda de democracia.

En un mensaje López quien fue juzgado por incitación a la violencia y durante los alzamiento de 2014, dijo que “no estoy dispuesto a claudicar en mi lucha por la libertad de Venezuela y si ello implica que debo volver a una celda en Ramo Verde, estoy dispuesto a hacerlo”.

La primera clave de su liberación viene con la frase “irregularidades procesales” del magistrado Moreno que parece que quisiera empañar a la fiscal general Luisa Ortega Díaz, hoy fuerte opositora y con quien mantiene un conflicto desde que ella denunció en abril la ruptura de la Constitución por el alto tribunal.

La funcionaria dirigió su despacho durante el “amañado” proceso judicial que condenó a López a casi 14 años de prisión en el penal militar de Ramo Verde, a 30 minutos de Caracas. Después, el fiscal de ese juicio, Franklin Nieves, huyó a EE.UU. y desde allí denunció que “el 100% de las pruebas contra Leopoldo López se inventaron”.

López de 46 años fundo el partido Voluntad Popular que es el segundo en importancia política por número de afiliados después de Primero Justicia de Henrique Capriles, el gobernador de Miranda.

En manos del gobierno hay más de un centenar de presos políticos, entre ellos el alcalde de Caracas Antonio Ledezma.

En la verja de su residencia López no contuvo las ganas de asomarse a los periodistas que estaban esperando en la puerta por alguna declaración suya. Dijo: “no tengo ánimo de venganza ni revancha, pero no voy a claudicar”.

A tono con esas palabras la colación Mesa de Unidad Democrática advirtió que continuará con las protestas contra el Gobierno iniciada en abril y que el gobierno ha reprimido salvajemente. Las víctimas fatales suman 91, gran parte de ellas por disparos en el pecho o la cabeza.

Algunos analistas sostienen que esta liberación es parte de un dialogo en silencio que han mantenido el gobierno con la oposición. Un eventual beneficio de arresto domiciliario había sido propuesto a su esposa Lilian Tintori a cambio de que López pidiera levantar las protestas contra el gobierno.

El dirigente descartó de plano esa posibilidad. En cambio el proceso de dialogo incluiría el eventual retiro por parte del régimen de su propuesta d e reforma constitucional. Es un paso improbable porque de hacerlo debería también llamar a elecciones de alcaldes y gobernadores suspendidas desde el año pasado y que emitirían un resultado fatal para el régimen.

El presidente del legislativo Julio Borges coincidió con López. Dijo que el regreso a casa del dirigente “le da más fuerza al pueblo venezolano para seguir luchando en las calles por la libertad”. Las protestas casi diarias, que cumplirán 100 días el 13 de julio, se enfoca ahora a detener la elección de los constituyentes en un comicio amañado citado para el 30 de julio.

En ese contexto, la oposición planteó celebrar el 16 de julio un “plebiscito” sobre la Constituyente, un hecho simbólico pero de enorme peso político porque se anticipa que expondrá el alcance del rechazo a la maniobra del régimen.
Publicado por: Administrador
Categoría:
Internacionales
Visitas: 46

Compartir en Facebook    Compartir en Twitter
Volver al Indice
NoticiasdeMisiones.com

Contacto - Privacidad - Términos y Condiciones - Iniciar Sesión

Noticias de Misiones