Sabado, 01 de Julio de 2017

El Papa dio otro paso en la renovación: relevó al guardián de la ortodoxia

Es el cardenal Gerhard Mueller, quien estaba al frente de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Lo reemplazará el jesuita español Luis Francisco Ladaria Ferrer.


El Vaticano confirmó hoy que el papa Francisco relevó de su cargo al prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, guardián de la ortodoxia católica, el cardenal alemán Gerhard Mueller, de 69 años.

Mueller será reemplazado por su sustituto en la ex Inquisición, el jesuita español Luis Francisco Ladaria Ferrer. La Doctrina de la Fe es llamada “La Suprema” por la importancia que tiene también en la jurisdicción disciplinaria en los casos de abusos sexuales del clero en la Iglesia, que cuenta con 1300 millones de fieles en todo el mundo.

El cardenal Mueller se oponía a las reformas del Papa argentino en lo que consideraba un atentado a la doctrina. Tanto que propuso controlar teológicamente los textos pontificios, debido a que consideraba a Jorge Bergoglio poco dotado en teología y propenso a cometer errores. Francisco rechazó la oferta.

En particular la discrepancia del “ministro” doctrinal de la Curia Romana, el gobierno central de la Iglesia, fue dura y explícita, con artículos y entrevistas del cardenal Mueller, contra la apertura del pontífice en los Sínodos de la Familia de 2014 y 2015, que dejó en manos de los obispos el conceder o no un “camino penitencial” que les permitiera recuperar los sacramentos que les habían sido prohibidos a los católicos divorciados vueltos a casar.

Esta cuestión sigue envenenando la vida de la Iglesia y es probable que el cardenal Mueller esté todavía más presente en las polémicas.

Según algunas versiones, el papa Francisco le ofreció otro puesto importante en el Vaticano, pero el purpurado alemán rechazó la invitación. No se sabe cual será su destino personal.

Antes de ser nombrado como prefecto para la Doctrina de la Fe en 2012 por el anterior Papa, hoy emérito, Benedicto XVI, Joseph Ratzinger, el cardenal Mueller fue arzobispo de Ratisbona, en Baviera, Alemania. En 2014, el papa Francisco lo creó cardenal.

Mueller tuvo también enfrentamientos duros y polémicas abiertas con miembros de la Comisión de Defensa de los Menores, que creó el pontífice argentino y que preside el arzobispo de Boston, cardenal Sean O’Malley.

En marzo pasado renunció como miembro de la comisión la irlandesa Marie Collins, abusada sexualmente por un miembro del clero cuando era adolescente. Collins acusó al guardián de la ortodoxia de maniobrar continuamente para frenar las iniciativas de la comisión y de haber hundido la decisión, aprobada por el Papa, de crear un tribunal especial para juzgar a los obispos que protegen a los curas pedófilos.

Mueller negó las acusaciones. En muchos medios se acusa a la Iglesia de ser blanda y tibia cuando llega la hora de investigar a fondo y castigar tanto los abusos sexuales de sus clérigos, monjas y personal laico contra los niños y menores, como de denunciar a los pederastas a la justicia civil. La cobertura de los culpables sigue provocando escándalo en el mundo católico.

El tema que más ha desprestigiado a la Iglesia Católica en los últimos veinte años, tuvo un contragolpe muy fuerte que afecta incluso a la imagen del mismo Papa. El poderoso pero controvertido cardenal George Pell, australiano de 76 años, debió el jueves pedirle al Papa una licencia para ir a defenderse a su país, Australia, donde la policía y la justicia del estado de Victoria, lo acusan de haber cometido abusos sexuales contra menores en su ciudad natal -Ballarat- en los años 70 y en Melbourne, donde Pell fue obispo y arzobispo hasta 1996.

Pell había sido ya acusado de haber protegido a varios curas pedófilos durante su carrera eclesiástica y el año pasado debió responder ante la Comisión Real que lo interrogó por teleconferencia desde Sidney, con el cardenal que se quedó en Roma alegando problemas médicos serios.

El Papa nombró a George Pell como prefecto de la nueva Secretaría de la Economía en 2014, desoyendo los consejos de los que le recordaron que era un cardenal importante pero muy “conversado” por los temas relacionados con la pedofilia y la cobertura de curas abusadores.

Algunos analistas señalaron que nombrar a Pell ha sido el mayor error cometido por Jorge Bergoglio en su pontificado. Francisco conocía la situación de Pell: su predecesor Benedicto XVI quiso nombrar a George Pell como prefecto de la Congregación para los Obispos, pero desistió cuando sus consejeros le señalaron las acusaciones que había contra el australiano.
Publicado por: Administrador
Categoría:
Internacionales
Visitas: 18

Compartir en Facebook    Compartir en Twitter
Volver al Indice
NoticiasdeMisiones.com

Contacto - Privacidad - Términos y Condiciones - Iniciar Sesión

Noticias de Misiones